Blog

Ferran Pi Roca
15/04/2020
Profesionales especialistas No hay comentarios

Una nueva estrategia para apalancarse

 

 

La crisis actual obliga en primer lugar a reducir drásticamente los costos. En eso estamos todos.

En segundo lugar, quisiéramos aumentar la cifra de negocios, pero a duras penas hay facturación.

En tercer lugar, acordémonos que antes de esta crisis sanitaria estábamos inmersos en la transformación digital, donde debiéramos dar más importancia a la palabra “transformación” que a la palabra “digital”. La crisis actual puede acelerar esta transformación organizacional.

 

Nuevo modelo, innovación y estrategia

En todos caso, muchos de los modelos de negocios que estaban funcionando, van a dejar de hacerlo. Son modelos que para conseguir rentabilidad no podrán ya reducir y optimizar más sus costos de lo ya hecho después de tantas crisis. Se habrán quedado en los huesos de tanto recortar.

Tampoco serán capaces de aumentar cifras de facturación con el mismo modelo de negocio de siempre. 

Su rentabilidad se verá por tanto amenazada y una solución es la innovación a través de nuevos modelos de negocio. Los nuevos modelos de negocio serán aquellos que nos permitan solucionar los problemas de los clientes y ofrecerles experiencias positivas de nuevas maneras, acordes a las nuevas necesidades. Para ello necesitaremos una estrategia con la que apalancarse, esto es, elegir un camino y unas prioridades a seguir que nos conduzcan a una nueva ventaja competitiva.

En el mundo del deporte solemos decir que lo importante es competir, no ganar. Sin embargo, en los negocios es lo contrario: es más importante ganar, lo que resulta más fácil si se puede evitar competir. ¿Cómo ganar sin competir? Seguramente no tendremos un monopolio, pero podremos ganar si logramos construir y adquirir recursos y capacidades que expliquen ventajas competitivas sustentables en relación a la competencia.

 

 

 

Por tanto hoy, en tiempos de crisis sanitaria y económica, nos podemos plantear dos prioridades al unísono:

 

Primera prioridad:

Enfocarse en un plan de tesorería para asegurarse liquidez en los próximos meses. Sobrevivir. Es la parte centrada en la explotación de nuestro negocio: foco en la cuenta de resultados y ahora especialmente en la caja.

Segunda prioridad:

Apalancarse en una nueva estrategia, partiendo con la identificación de los recursos y capacidades con los que contamos actualmente y aquellos que necesitamos adquirir. La clave de la estrategia es el posicionamiento de nuestro negocio contra el de nuestra competencia. Es la parte centrada en la exploración: búsqueda de la innovación, de nuevos caminos y recetas y donde asumimos nuevos riesgos. 

Muy importante contar con un equipo de calidad, fuerte y consistente, bien comunicado y cohesionado entre sí, para implementar cualquier ejecución y con la capacidad de cambiar sobre la marcha y adaptar cualquier estrategia que se necesite.

 

¿Por qué son importantes estos recursos para la nueva estrategia?

Porque son los que explican la ventaja o desventaja competitiva de una empresa y su mantenimiento en el tiempo. Al mismo tiempo, si queremos crecer con rentabilidad (aunque eso no significa necesariamente crecer exponencialmente), y posicionarnos de nuevo en el mercado, necesitaremos apoyarnos en recursos y capacidades estratégicos. Es el camino al que nos conducirá la estrategia de innovar nuestro modelo de negocio al determinar qué producto o servicio ofreceremos al mercado, a quién, a qué precio, cómo lo haremos y de qué manera seremos rentables.

Creemos por tanto que hay oportunidades de tener buenos negocios si conseguimos combinar los recursos y capacidades iniciales con una buena estrategia que los explote, potencie y añada los que necesitemos para posicionarnos con el modelo adecuado.

 

¿Qué tipos de capacidades y recursos?

¿Qué capacidades tenemos hoy y cuáles necesitamos tener para ser competitivos? Todos aquellas que signifiquen una posibilidad para apalancarse comparándolos con la competencia: capacidades organizacionales, liderazgo, talento, cultura, clima organizacional, sistemas de obtención y análisis de información, gestión del conocimiento, experiencia, marca, omnicanalidad, capacidades operativas, comerciales, financieras, bases de clientes y proveedores, capacidades tecnológicas, coeficiente digital, alianzas y cooperaciones…

 

La principal barrera a la innovación

El principal obstáculo a la innovación en el modelo de negocio (y en cualquier tipo de innovación sea tecnológica o no lo sea) es el enquistamiento del status quo. Algunas organizaciones pierden la agilidad que las caracterizó en sus inicios y con ello la capacidad de adaptarse.  Las empresas necesitan apalancarse en una nueva estrategia pero también la actividad de sus gerentes y líderes debe suponer un apalancamiento para el resto de la organización.

El trabajo de los líderes no es sólo la suma de su trabajo individual sino el de conseguir aumentar el rendimiento de la organización. Eso supone que cada actividad que lleve a cabo un líder el rendimiento de la organización se tiene que incrementar de alguna manera.

La organización se apalanca en una estrategia y los líderes deben ser también fuente de apalancamiento de los demás. No lo son cuando emplean el micromanagement, generan desconfianza de varias formas, no son transparentes, no empoderan, no comparten información, no forman e impiden el cambio que se necesita. En suma, le hacen más difícil el trabajo a la gente y, ante la situación actual, añaden incertidumbre. Si la gente no puede apalancarse en los “líderes” no hay capacidad de generar estrategias ni nuevos modelos de negocio.

Posiblemente el virus actuará como un catalizador, un outsider que cambiará mucho al status quo. Lo notaremos después del “Gran Encierro”. El tema del teletrabajo es sólo una muestra pequeña de cambio. Necesitamos cambiar el control por la confianza en las personas. O mejor dicho, sin perder el control, empoderar y dar margen a los equipos.

Luchar contra el impulso interno de control de los “jefes” es uno de los mayores retos para conseguir equipos mejor autogestionados que puedan liberar su energía y talento, para crear ventajas y experiencias diferenciales a los clientes. 

 

8TEAL

Comentario