Blog

Ferran Pi Roca
09/04/2019
8TEAL-Desarrolladores-Diseñadores gráficos/web-Marketing Digital-Profesionales especialistas No hay comentarios

Confianza y el Talento toman el control

 

Booking tendrá la confianza y será utilizada por muchas personas para planificar las próximas vacaciones de Semana Santa. Booking es una plataforma digital que actualmente intermedia el 80% de las reservas hoteleras de España y en pocos años ha venido a sustituir un mercado mediado por tour operadores que era la posición dominante hasta hace bien poco. Poca broma si tenemos en cuenta que el sector turístico es el que tiene una contribución mayor al PIB español.

El sector hotelero está absolutamente transformado por las opiniones de la gente. Se ha construido una ventaja competitiva basada en la gestión de la opinión. Seleccionamos hotel o apartamento con el criterio basado en la opinión de los usuarios, que a todos nos parece un buen criterio.  La capacidad de opinar que nos proporciona hoy el mundo digital tiene el poder de crear o destruir confianza. Confianza será una palabra importante para las Pymes que luchan para sobrevivir y posicionarse en la era de la disrupción tecnológica.

A estas alturas las Pymes saben que la fusión que está teniendo lugar entre el mundo físico y el digital ha producido cambios en los comportamientos de compra, de consumo y, en consecuencia, en la forma de hacer negocios. Por otra parte, los volúmenes de datos que se están generando ofrecen infinidad de oportunidades para obtener información valiosa que, sin duda, es una ventaja competitiva.  Pero, atención, hablemos de esos datos y de su relación con la confianza, esa palabra tan importante porque será posiblemente la nueva gran ventaja competitiva.

 

Merecer los datos.

Como empresas no deberíamos tener el objetivo de capturar datos sino de “merecer” datos. Hay una diferencia importante entre un dato capturado a través de la tecnología, de un dato “merecido” a través de la conversación y confianza que generemos con un cliente o usuario cualquiera. El objetivo es transformar en “merecido” cualquier dato “capturado”, para evitar la incomodidad y desconfianza de las personas que se genera cuando utilizamos sus datos sin haberlos merecido. Esto es algo que depende más de la comunicación que de la tecnología. Cada dato debe ser un proceso de comunicación y se debe merecer.

El Big Data no consiste en realidad en gestionar la empresa en base a los datos. Eso ya hace mucho tiempo que la mayoría de Pymes lo hacen. Aunque fuera de forma rudimentaria cualquier empresa tiene datos y toma decisiones en base a ellos. Sin embargo hoy, el reto en un mundo digital no es si puedes trabajar con muchos datos sino cuánto tardas entre que te llega un dato y actúas. Es la rapidez, el tiempo de respuesta que tardemos entre la captura del dato de calidad y la reacción es el que marca la diferencia para la competitividad. ¿Qué nivel de personalización de servicio puedo crear a partir de los datos que obtenga en tiempo real?   Ahí va a estar el gran factor diferenciador que puede marcar una empresa con las demás.

 

Photo by Markus Spiske on Unsplash

Perseverar en la Confianza.

Lo dicho anteriormente siempre en base de obtener datos “merecidos” de calidad. Vamos directos y muy deprisa a una sociedad que está modificando la relación con la información. Aunque la tecnología es motor del diseño de nuevos productos, servicios y modelos de negocio, también y cada vez más el motor de los nuevos productos, servicios y modelos de negocio no será la tecnología sino la Confianza (con mayúscula). Crear Confianza requiere perseverar. No es algo que se pueda armar rápidamente a partir de unas piezas. Lo dijo Manfred Kets De Vries: “es una flor muy delicada que tarda mucho tiempo en florecer y se puede tronchar”

A la hora de diseñar un plan de competitividad, las Pymes también debemos construir valor a través de la eficiencia de sus procesos y, además, pensando que hoy quien nos audita es el Cliente, el Empleado, el Proveedor, el Ciudadano… Por tanto hay que diseñar ventajas a partir de las opiniones que nos expresan los que nos rodean, los que trabajan con nosotros, para nosotros, los que vendemos y la opinión de la sociedad que formamos parte.

¿Entonces podemos ser competitivos mejorando los procesos y la gestión de las opiniones? ¿Podemos competir con gigantes como Amazon que son obsesos de la mejora de procesos y que en cuestión de horas (no días) pueden entregarnos multiproductos (no sólo libros)? Cualquier Pyme necesita tener un buen back office y una gestión eficiente de sus procesos y de las opiniones de la sociedad, pero para que David pueda luchar contra Goliat necesita además la piedrecita bendita de la Confianza.  No se trata tanto que nuestra App sea mejor que la del otro, sino que generemos confianza porque cumplimos con lo que prometemos, porque somos una empresa social que se preocupa de su entorno y de las personas.

 

La colaboración requiere Confianza.

La Transformación Digital de la Pyme necesita tecnología, personas, comunicación y Confianza.  La Confianza en todas direcciones. Muchos directivos ya han experimentado y necesitan recordar de vez en cuando que la mayor parte de las personas no dejan a las empresas, dejan a sus directivos. La Pyme necesita Talento y éste necesita confianza. La Pyme necesita nueva cultura, liderazgo renovado, foco y adaptarse a las nuevas formas de interactuar con el público, de tomar decisiones y de innovar, independientemente de su tamaño, para garantizar su continuidad en un entorno cada vez más competitivo y cambiante.

Pero necesita sobretodo asegurar una constante transfusión de Talento cualificado para adquirir las capacidades que necesita. Un Talento que se mueve por la confianza que le genera el proyecto con el que tiene que trabajar. Porque esa es la tendencia de las empresas del siglo XXI: Trabajar por proyectos, no en departamentos. Con líderes de proyecto que coordinan al resto de componentes del equipo. Y combinar los equipos internos con profesionales freelance, gente muy cualificada pero que prefiere trabajar por proyectos y muchos de estos expertos, distribuidos por el mundo trabajando en remoto, no quieren estar ligados a una sola empresa ni trabajar en un lugar fijo.  Sólo así las Pymes pueden contar con el Talento que necesitan sólo cuando lo necesitan en cada momento.

La Confianza y el Talento toman el control. En un mundo digital las personas con talento son profesionales móviles con pasaportes globales. Controlan la clave de la competitividad, el recursos más escaso: el ser competentes. Las empresas que quieran merecer la confianza de este Talento que trabaja en remoto tendrán que aprender a vérselas con personas que son libres para saber, ir, hacer y ser.

 

Comentario